Nuria Alonso

SOLTAR Y VOLVER A EMPEZAR

Mi camino de vida ha estado marcado completamente por la búsqueda de la trascendencia, Algo Mayor

Busqué en varios lugares y decidí estudiar la carrera de psicología como forma de aprender sobre el ser humano y como salir del sufrimiento, y al terminarla sentí que faltaba algo que no sabía pero que era Esencial. Así que decidí viajar, hasta que un día, en un enorme vacío y sin sentido lleno de angustia y superficialidad, toqué fondo. Y fue al poco, que algo se abrió, de forma espontánea, lo que había estado buscando y lo experimenté, como si de pronto me hubieran quitado un velo de los ojos y pudiera recordar.

Ese despertar produjo un giro de vida totalmente radical incluyendo un largo viaje a India del cual volví como una persona completamente diferente. 

Un par de años después, cuando tenía más asentada mi nueva vida, volví a viajar a India, y fue viví una ruptura traumática en mitad del viaje que me llevó ante tal dolor, que supe que la única salida era parar y aplicar lo que había aprendido, estar en Presencia con ese dolor.

Cuando regresé a España fue otro nuevo empezar y poco a poco empecé otro tipo de búsqueda difícil para aquel entonces: de qué trabajar con el título de psicología y cómo, con todo lo que había experimentado. Empecé a probar distintas terapias y métodos de sanación y formarme en los que me llamaron más la atención. En mi vida empezó a ser común las vidas pasadas, los cristales, la sanación vibracional, los planos multidimensionales y las realidades más sutiles. Mi función era acompañar en el sufrimiento humano y señalar la puerta a la dimensión espiritual que en cada etapa tuvo un distinto matiz y profundidad.

Durante esos años trabajé en varios lugares y monté mi propia consulta. Lentamente fue creciendo y comencé a dar cursos, charlas, meditaciones e incluso en la última etapa Formaciones en sanación. Pero seguía buscando, faltaba algo…sentía un anhelo profundo de Dios que me llevaba a buscar experiencias místicas cada vez más intensas y cada vez más confusión. Hasta que el sufrimiento fue tan intenso que explotó… y, en pleno auge profesional, en plena crisis, hizo que orase de corazón pidiendo solo la Verdad y soltar todo lo demás. Sentí que mi oración había sido escuchada, y todo se volvió a derrumbar.

Solté todo…lo que había construido…esta vez guiada por el corazón. Y antes de irme del lugar donde vivía, decidí pasar la última noche en reflexión y escucha, al aire libre, en un lugar sagrado de la montaña de Montserrat. Fue al amanecer, cuando llegó la certeza de que todo lo que buscaba estaba en el Ser.

Con esa única guía, empezó una nueva etapa en la me sentí como si me hubieran puesto en otro escenario y tuviera que volver a empezar de cero. Ya no tenía ningún interés por todo lo anterior y  poco a poco me fui sumergiendo en las enseñanzas no duales. Empecé con las de Eckhart Tolle, donde estuve unos años. Conocí también el Curso de Milagros, aunque me moví principalmente hacia el Budismo tibetano (línea dzochen) y al Advaita en la línea de Ramana Maharshi. Ya en India, varias señales me habían apuntado hacia estas enseñanzas pero fue en estos últimos años que profundicé en ellas. En las enseñanzas de Ramana encontré un llamado profundo de corazón como el camino para mi. En estos años de su estudio y práctica, he atravesado diversas etapas. Actualmente estoy más centrada en volver a la sencillez y buscar solo la paz y el silencio de estar en este instante, de estar Presente



HACIA LA LIBERTAD

En la sencillez de la Presencia, el instante, he encontrado la puerta a lo Eterno, en el Silencio y el Amor.

Hoy entiendo que todo me ha ayudado enormemente en mi camino: las terapias, la sanación, meditación, las enseñanzas espirituales, los libros, los maestros, guías, profesores, sanadores…y me siento muy agradecida. Algunos siguen formando parte de mi camino y que duda cabe que llegarán otros. 

También siento que lo que mas me ha ayudado cuando he sufrido, tanto a mi como a otros, no ha sido tanto la técnica que he utilizado, sino la Presencia. Es esta Inteligencia de Amor Impersonal la que está llena de poder y sana.

El sufrimiento se convierte en un impulsor para ver lo que no vemos, reconocer lo que se nos ha olvidado, y sentir el amor, paz y silencio que está bajo todo ese dolor. Un dolor que está buscándonos a nosotros para ser escuchado, abrazado y utilizado como una oportunidad para Despertar.

En Ti, en la Presencia que Eres, está la sabiduría, la sanación, todo lo que has buscado, porque es a Ti, a quién buscas, es la Totalidad. La puerta está Aquí y también la llave para abrirla y encontrar Libertad

Otros datos de interés

Formación y Fuentes de conocimiento:

Licenciada en Psicología rama clínica. Curso postgrado en Psicoterapia: conducta, Aceptación y Compromiso. Máster en Inteligencia Emocional. Formada en Terapia Regresiva y distintos sistemas de Sanación Energética.

Enseñanzas de Sri Ramana Maharshi (Advaita). Meditación. Budismo Tibetano en la línea Dzogchen. Un Curso de Milagros. Enseñanzas de Eckhart Tolle. Mindfulness (línea Thich Nan Hanh) y Meditación Vipassana (Goenka). 

Varios cursos de crecimiento personal y espiritual

 Experiencia:

Con 20 años de experiencia profesional atendiendo personas en sesiones 1&1 y guiando grupos en: cursos, retiros, meditaciones, charlas y otras actividades de divulgación enfocadas en el autoconocimiento y despertar espiritual.

«Tú eres en verdad el Ser, puro e infinito, el Ser absoluto. Tú eres siempre el Ser y nada más que el Ser.» 

Ramana Maharshi

 

Scroll al inicio